Empresas

Team health - empresas

El reto

Durante veinte años trabajé en oficinas. Aunque el horario oficial era de 8:00 a 15:00, irse a casa a esa hora estaba muy mal visto. Así que a las 15:00 nos íbamos al bar de al lado a comer un menú del día y volvíamos al trabajo a las 16:00, para seguir trabajando hasta las 19:00 o las 20:00. 

La idea era aprovechar las tardes para sacar trabajo atrasado y hacer reuniones de equipo porque el teléfono apenas sonaba y había menos distracciones.

Viviendo en una ciudad tan grande como Madrid, después del trabajo, a la mayoría nos esperaba un largo trayecto de vuelta a casa y todas nuestras obligaciones familiares. Pensar hacer deporte despues de trabajar era una utopía para muchos de nosotros. Estábamos agotados.

Después de unos años, decidí saltarme la comida con mis compañeros en el bar y llevarme la comida de casa. Comía en mi mesa, mientras trabajaba. Suponía cocinar en casa la noche anterior, pero me permitía decir cuándo y qué comer. Mi digestión y mi energía mejoraron notablemente.

Después, mientras los demás se iban al restaurante, daba un paseo. En definitiva, trataba de moverme un poco y tomar aire fresco.

Anhelaba salir antes de trabajar para poder hacer otras actividades, como ir al gimnasio o simplemente descansar en casa. Para que mi trabajo no se resintiera, empecé a madrugar un poco más. De esta forma se reducía mucho el atasco. Tengo un cronotipo matutino, por lo que madrugar nunca me ha costado y mis horas más productivas son las primeras del día.

Por las tardes empecé a ir al gimnasio y me apunté a un curso de inglés.

En definitiva, me había dado cuenta de que tenía que mejorar mis hábitos, mis horarios y mi gestión de tiempo. 

Como me hubiera gustado que desde mi empresa me hubieran incitado a hacerlo.

Que me hubieran ofrecido formación, apoyo y flexibilidad para balancear el trabajo y el cuidado de mi salud, y mi vida familiar.

Me formaron en muchas áreas de negocio necesarias para afrontar mi trabajo, pero nunca se habló abiertamente del estrés. De como detectar los síntomas, de formas de atacarlo, de cuándo pedir ayuda y a quién. Eso era algo que se sufría en silencio y cada cual lo gestionaba como podía.

Nunca me enseñaron a centrarme en las tareas más importantes. No me dieron herramientas para gestionar el tiempo, evitar distracciones y tareas poco productivas.

Tampoco fui nunca consciente de que, para rendir al máximo, hay que estar físicamente fuerte, seguir una alimentación correcta, descansar suficiente y saber auto gestionarse. El mindfulness no era una palabra tan conocida hace diez años.

Un empleador que tiene una preocupación genuina por el bienestar de sus empleados ya tiene ganada su lealtad.

Además, aprender estas habilidades con tus pares y colaboradores ayuda a implantar los buenos hábitos. Si los que te rodean se traen una ensalada de casa para comer es probable que acabes imitándolos. O tal vez encuentres a algún compañero para ir a andar después de comer, o al gimnasio a la salida.

Por otra parte, una formación sobre sueño permitiría a un jefe conocer los cronotipos de las personas de su equipo con unas pocas preguntas. Así sabría quienes rinden mejor por la mañana, y quienes por la tarde. Podrá ajustar las horas de las reuniones a aquellas en que todos estén más despiertos o ser flexible con los que prefieren madrugar y salir antes y los que prefieren dormir un poco más trabajando hasta más tarde. 

Todos queremos sentirnos a gusto en el trabajo, y aprender habilidades para vivir mejor. Y qué mejor lugar para aprenderlo que aquel en el que más horas de nuestra vida pasamos. 

 

 

 

¿Qué hacemos?

Talleres y Webinars

Coaching de cambio de hábitos

Retiros

Enfoque

El programa para empresas arranca con cinco talleres de una hora de duración cada uno. Pueden impartirse de forma presencial o mediante webinar. En ellos se abordan cinco pilares del cuidado de la salud que tienen un gran impacto en el rendimiento profesional.

Posteriormente iremos evaluando resultados y profundizando en algunas áreas mediante nuevos talleres. Para consultar todos los talleres disponibles y un breve resumen de cada uno de ellos, click aquí.

Beneficios

Motivación

Mejora del Desempeño

Reducción de bajas y absentismo

Fidelización del talento

Mejora del clima laboral

Aumento del compromiso con la compañía​

Preguntas frecuentes

El programa para empresas esta diseñado para impartir los cinco primeros talleres durante una semana laboral en días consecutivos a la hora de comer. Después podríamos añadir nuevos talleres a los tres meses tras evaluar los resultados en la mejora del bienestar de la plantilla. No obstante a lo anterior, podríamos estudiar una periodicidad diferente. 

Pueden hacerse de ambas maneras. Los talleres presenciales pueden impartirse en Madrid o en Frankfurt. 

Si, a los participantes se les facilita, tanto lecturas adicionales, podcast, como diferentes herramientas para trabajar los conceptos de forma individual. Para la empresa se suministran los elementos de comunicación del programa para que puedan enviarlo a los empleados. 

Los cursos pueden adaptarse a la plantilla de cualquier empresa, grande o pequeña.